sábado, 29 de agosto de 2015

¡BOLIVIA SE NOS MUERE…!

Foto, La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar La Paz.

Así es como paranoicamente dijo Víctor Paz Estenssoro, fue un verdadero acto de “apología del delito de peligro colectivo en contra de todos los bolivianos”, como lo dijera un famoso abogado laboralista. Luego  junto a su infame gabinete, el  29 de agosto de 1985, emitió el Decreto Supremo Nº 21060,  dándose así lugar a tarea de la reorganización del viejo Estado boliviano en crisis, sobre la base del modelo neoliberal, constituyendo la forma del Estado Neoliberal (sin ninguna necesidad de una Asamblea Constituyente, porque este Decreto fue la “Ley Constitucional del Estado Neoliberal” que se erigió por encima de la Constitución Política del Estado de 1967.

El Decreto Supremo Nº 21060 tuvo un carácter, antipopular, antidemocrático, antinacional y pro imperialista, y por eso fue resistido por todo el movimiento popular a la vanguardia del proletariado minero. La resistencia de las masas populares en contra del modelo neoliberal fue impetuosa y tuvo escenas  épicas y gloriosas de la lucha de los trabajadores frente a la descomunal violencia estatal ejercitada por el gobierno del MNR y sus aliados que pretendían doblegar la resistencia de nuestro pueblo, y así  imponer a sangre y fuego las recetas del Fondo Monetario Internacional y de todas las instituciones financieras del imperialismo. 

Entonces, por primera vez en la historia de la lucha de nuestro pueblo frente a sus opresores, se realizó una gran “consulta popular” en la ciudad de La Paz y otras ciudades, para rechazar militantemente el Decreto Supremo  21060. (organizada por el Eje de Convergencia Patriótica conformada por el Partido Comunista de Bolivia 5º Congreso, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria- masas, el Bloque Patriótico Popular y la Coordinadora 4 de Marzo, que en esa coyuntura el Eje, se había convertido en un referente político del movimiento popular y de nuestro pueblo, ante la derrota política de la UDP).

La radicalización de las masas en su resistencia al modelo neoliberal condujo a la  gran “Marcha por la Vida” (de 28 de agosto de 1986)  iniciada desde la ciudad de Oruro hacia la ciudad de La Paz. Día a día crecía la movilización popular: y en la ciudad de La Paz, los trabajadores, estudiantes y el pueblo paceño se preparaban para recibir a los marchistas con una gran movilización combativa, la que hizo remecer de miedo y pánico al gobierno del MNR y sus aliados ante la posibilidad no solo de su derrota política, sino hasta su expulsión del Palacio Quemado por parte de las masas casi insurrectas, por lo que no tuvieron otra alternativa que detener por todos los medios a la gran “Marcha por la Vida”, no podían tolerar la amenaza a la propia estabilidad o permanencia del MNR en el gobierno (las masas habían llegado a su máximo ascenso revolucionario). Entonces movilizaron a las Fuerzas Armadas con todos sus pertrechos bélicos, porque los efectivos policiales fueron rebasados. Infantería, artillería, motorizados y fuerza aérea, la comunidad de inteligencia de estado y todo, como si se tratase de una guerra internacional contra un Estado enemigo, fueron lanzadas desesperadamente para cercar en Calamarca, a los trabajadores, amas de casa, estudiantes. Los mineros, desde las altitudes del altiplano, alzaron su incontenible e inquebrantable grito de resistencia y rebelión que repicó por todo el continente latinoamericano de la patria grande: ¡LOS MINEROS VOLVEREMOS!

Todos los gobiernos posteriores a Víctor Paz Estenssoro, respetaron y reverenciaron al sacro Decreto Supremo  21060. Jaime Paz Zamora, en su campaña electoral, demagógicamente,  se comprometió a abrogarlo, pero jamás lo hizo.

El actual gobierno que lleva adelante la reorganización del viejo Estado boliviano, bajo su nueva forma estatal, el Estado Plurinacional, o modelo del capitalismo andino (ambiguamente también denominado como socialismo comunitario o revolución democrático cultural), el 1º de mayo de 2011, emitió el Decreto Supremo 861  disponiendo la derogatoria del Decreto Supremo 21060 (no su abrogación, como debería ser) y la conformación de una comisión de alto nivel entre el gobierno y la Central Obrera Boliviana y otras organizaciones, con la finalidad de revisar las leyes relativas al mencionado Decreto.  A la fecha no sabemos de la suerte de esa comisión de alto nivel, y por eso consideramos que no obstante de la “derogación” del Decreto Supremo  21060, este  que no fue abrogado legalmente, y que aún campante goza de muy buena salud.

Los comunistas del Comité de Reconstrucción del Partido Comunista de Bolivia, rendimos homenaje a todos los trabajadores, estudiantes, campesinos y, a nuestro pueblo que resistió inagotablemente al modelo neoliberal impuesto a sangre y fuego por el capital financiero internacional, por las instituciones financieras del imperialismo y los lacayos del gobierno del MNR, sus abyectos aliados incondicionales (ADN, MIR, NFR, UCS,  PACTO POR LA DEMOCRACIA, MEGACOALICION y tucuymas) que sirvieron a los intereses antipopulares, antidemocráticos, antinacionales y pro imperialistas.

¡VIVA LA HEROICA RESISTENCIA AL MODELO NEOLIBERAL!
¡MUERA EL IMPERIALISMO, PRINCIPALMENTE EL IMPERIALISMO YANQUI!
 
¡LA REBELIÓN SE JUSTIFICA! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada